Trecastagni, La experiencia de un buen vino es un buen viaje (con uso modesto)

Trecastagni, La experiencia de un buen vino es un buen viaje (con uso modesto)

TRECASTAGNI – Todo nace del calor de un doble abrazo filial, de una frase susurrada y de un resguardo que dice “Los mejores deseos… un regalo especial para vosotros”.

La curiosidad te impulsa, crea frenesí y el deseo de descubrir, el deseo de tener una nueva experiencia, una experiencia especial.

Cuando llegas frente a ti estas verde, ahí si pierdes y te dejas secuestrar por la inmensidad del espacio, un espacio lleno de historia, de esfuerzo, de sudor, de sacrificios, de preocupaciones, pero también de grandes satisfacciones. .

Si hablamos de la Cantina Nicosia de Trecastagni, en cuyo interior se respira un olor embriagador, donde la fragancia de la madera se aferra al sabor del mosto, lo abrazan en un movimiento voluptuoso y desarrollan una molécula única, dando inicio a un baile de burbujas que acompañará el canto, las celebraciones, el brindis y la dedicatoria llegan al corazón de todos aquellos que, si sonados, llevarán la poética del vino.Todos sabemos, de cuantas plumas famosas ha sido el vino el protagonista, porque logra entrar en el corazón de los poetas y de todos los hombres.

Como decía Robert Louis Balfour Stevenson: “El vino es poesía embotellada”, o Galileo Galilei: “El vino no es nada si la luz del sol se mezcla con la humedad de la vid”. Y nuevamente Edmondo De Amicis: “El vino pone una sonrisa en la amistad y una chispa en el amor”.

Me gustaría centrarme en la hermosa frase del rey Eduardo VII: “El vino no sólo se bebe. Hueles, observas, saboreas, bebes y… hablas de ello”

Esto es exactamente lo que sucede durante la degustación.

Todos los sentidos están involucrados.

Estás frente a cuatro copas que contienen vinos de diferentes colores, ya se llama al sentido de la vista en primer lugar para describir su color, intensidad, transparencia, luz. Luego extiende la mano y con delicadeza, casi acariciándola, tomas el cuello del vaso y lo haces balancear, como para verter el noble trago. Lentamente lo hueles, mientras entrecierras los párpados para comenzar a sumergirte en el maravilloso viaje exploratorio de los diversos sabores de los vinos que te esperan.

Ya en el segundo paso sensorial, que involucra el sentido del olfato, te sientes embelesado y transportado por los olores de la madera, el azahar, las plantas y la tierra. Te sientes envuelto en una serie de pensamientos, recuerdos, poemas, historias y cuentos que la tradición siciliana y la literatura internacional nos han dado.

 

En ese momento no puedes esperar para poner tus labios en el vaso y poder bañarlos con ese nuevo sabor, a veces suave y envolvente, a veces seco y picante, a veces fresco y burbujeante, a veces bueno y versátil. Como cada uno de nosotros, los vinos también tienen su propio carácter y podrás asociar con simpatía un vino a una persona querida, a la que conoces muy bien, que solo tú puedes describir leyendo un vino en toda su esencia.

Y muy a menudo, te das cuenta que el sabor y la característica cambian, influenciado por el aire, por la luz y por el tiempo de exposición, el personaje se vuelve intrigante y sorprendente, tal como nos pasa a los hombres, cuya esencia cambia y se enriquece con  cada experiencia.

Esto es lo que significa acercarse a una copa de vino con uso modesto: la extraordinaria experiencia de un hermoso viaje con los ojos abiertos, en los meandros de los más profundos sabores y aromas de la poética del ser humano.

Open chat
Ciao,
chiedici la tua canzone
%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: